Ruta 17/2016: Llanos de la Concepción – Puertito de los Molinos

1a

FECHA: Sábado 30–Abril–2016
DURACIÓN: 4–5 horas
DIFICULTAD: Media–baja

DESCRIPCIÓN: La ruta se inicia en el histórico pueblo de Los Llanos de La Concepción, donde destaca dos molinos de viento, perfectamente restaurados, uno de ellos incluso de seis aspas, algo que no era muy común en la isla, además cabe reseñar la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, construida entre 1784 y 1796 y que tendremos ocasión de visitar, para así poder contemplar una pequeña parte de las maravillas que guardan las ermitas de Fuerteventura, después de visitar estos emblemáticos lugares, comenzaremos a caminar por la trasera de la iglesia, pasando en primer lugar por una urbanización de chalet, muchos de ellos deshabitados, tras la crisis, siendo testigos mudos de lo que supuso la especulación urbanística por diferentes lugares de la isla. Una vez los hayamos dejado atrás, seguiremos la pista de tierra que nos lleva al cauce del barranco del Valle de las Cuevas, en el que también confluyen los barrancos de Tío Natero, Las Majadas y Fuente López  por un lado, y por el otro el barranco de Tao, desaguando todos ellos en la cercana presa de Los Molinos, construcción que data de finales de los años 40 del pasado siglo y donde tendremos la ocasión de poder observar diferentes aves acuáticas, presentes en Fuerteventura la mayor parte del año, como pueden ser:  tarrros canelos, garcetas, garzas, charranes, pollas de agua, etc.. Dejamos atrás la presa continuando hasta el pequeño pago de Las Parcelas de gran arraigo agrícola y ganadero, aunque en la actualidad se encuentra casi deshabitado, por lo que sólo cuenta con actividad los fines de semana y durante las fiestas, ya que se utiliza como segunda vivienda. El camino nos lleva ahora por la joya de la corona de la biodiversidad de la isla, El Barranco de Los Molinos, con su permanente corriente de agua hasta su desembocadura, cuyo espectacular tramo no se lo vamos a describir aquí para que les sea una auténtica sorpresa y una gozada para los sentidos. En el final del trayecto se encuentra la playa y el poblado de Los Molinos, seriamente amenazado de derrumbe por la ley de costas, que tanto daño ha hecho. En este emblemático lugar se encuentra el bar restaurante de Pon, donde terminaremos nuestra ruta y daremos buena cuenta de un delicioso almuerzo regado todo ello de una buena dosis de humor y hermanamiento. Sean felices.

p17

 

Deja un comentario